Viernes, 16 Abril 2021 20:12

La Justicia ordenó a Pedidos Ya reincorporar a una empleada despedida

A la pilarense Laura Cáceres la empresa le bloqueó la cuenta en septiembre del año pasado. Pese al fallo a su favor, aun espera que la app le permita volver. Asegura que su expulsión de la firma es una "persecución" por reclamar mejoras en las condiciones. Contó la dura tarea de trabajar a destajo, sin derechos laborales, para poder comer.

La Justicia ordenó que una trabajadora pilarense que se desempeñaba para la aplicación de delivery Pedidos Ya, y que fue despedida el año pasado, sea reincorporada.


Se trata de Laura Cáceres a quien la app le bloqueó la cuenta impidiéndole poder trabajar como repartidora, aduciendo que la joven no había cumplido con los envíos.


La medida fue dictada por la jueza Rosalía Romero del Juzgado del Trabajo N° 71. Los abogados que representan a la trabajadora, del Centro de Profesionales por los Derechos Humanos (Ce.Pro.D.H.), fueron notificados de esta decisión que obliga a la empresa de delivery a desbloquear la cuenta de Laura.


El fallo además indica que, pese a la apelación que ya presentó la empresa, “no se suspende su cumplimiento por lo que Laura debe ser reincorporada sin excusas” y agrega que “si no cumple, se dispone de una multa de $5.000 por día en favor de la trabajadora”.


Sin embargo, aun Laura no logra recuperar su cuenta y por lo tanto continúa sin poder generar ingresos. “La empresa está notificada y todavía no me reabren la cuenta y por eso sigo peleando para poder lograr recuperar mi empleo”, le contó Laura a Pilar de Todos.


En una extensa charla, además, la joven, contó cómo vive estos meses desde que fue bloqueada, con una situación de crisis que se profundiza por la pandemia, y desnudó la cruda realidad de trabajar a destajo para una empresa que no se hace cargo de sus trabajadores ni cumple con los más mínimos derechos laborales.


“Laburamos todos los días para llevar comida a nuestras casas y nos empujan a la desocupación. El año pasado, Pedidos Ya ganó mucho dinero a costa nuestra y no nos dieron ningún aumento significativo”, relató la joven quien recordó que el dinero que obtienen es de las comisiones por las entregas que realizan.


“Nos tenemos que pagar nuestro seguro, no tenemos ART. Debemos además pagar de nuestro bolsillo los datos para el celular y hasta incluso disponer de nuestro propio número. Con todo eso, para poder hacer una buena plata hay que estar todo el día arriba de la moto. No tenés vida, directamente”, dijo Cáceres que en su caso, la situación es mucho más compleja ya su medio de transporte es una bicicleta.


Sin embargo, el dinero que se obtiene, a la hora de compararlo con el costo de vida y los insumos de mantenimiento, hacen que los números no cierren.


Una modalidad “que te come la cabeza”

Cáceres, que viene luchando por los derechos laborales enrolada en la Red de Trabajadores Precarizados, contó que el sistema de Pedidos Ya “te come la cabeza” y hasta pone en peligro la vida de los repartidores que hacen lo imposible por poder cumplir con las metas. Incluso, mencionó que el año pasado murieron 7 compañeros en accidentes de tránsito.


La app se maneja con un sistema de ranking, compuesto por una serie de indicadores que los repartidores deben cumplir, y en caso de no hacerlo, se ven perjudicados.


“No podemos detenernos ni 10 minutos porque ese tiempo ya te afecta en el ranking de la semana que viene. Ellos lo toman como que incumpliste con la empresa”, rechazó Cáceres.


Otro de los puntos que criticó es que los trabajadores son monotributistas, modalidad que utiliza la empresa para no contar con responsabilidades para con los empleados. “Son totalmente impunes, y lo hacen bajo el discurso de que somos nuestros propios jefes”, dijo la joven damnificada.


En cuanto a su caso, sostuvo que el bloqueo de su cuenta “responde a una persecución porque no quieren que los laburantes levantemos la cabeza”.   


“Soy parte de la Red de Trabajadores Precarizados y venimos denunciando las condiciones en las que nos tienen. Nos dan apenas minutos para ir a buscar pedidos y ponemos en juego nuestra vida. El año pasado hubo 7 repartidores fallecidos por culpa de esta aplicación y otros tantos sufrieron accidentes. Podemos pasar 16 horas arriba de la moto y sin ninguna garantía.  Y mientras, todos los organismos miran para otro lado. Somos esenciales, ¿pero dónde están nuestros derechos?”, cerró Cáceres.

No Internet Connection