Viernes, 29 Julio 2022 19:45

Muerte en una granja de rehabilitación: Arranca el juicio oral por el caso de Saulo Rojas

Desde el martes 2 de agosto, un miembro de la clausurada Fundación San Camilo será juzgado por homicidio culposo. En 2013 el joven fue encerrado en una celda de aislamiento, mientras atravesaba una crisis. Es la primera vez que se llega a esta instancia desde la sanción de la Ley Nacional de Salud Mental. 

El 2 de agosto comienza el juicio oral por la muerte de Saulo Rojas, un joven que en 2013 se quitó la vida mientras se encontraba internado en la comunidad terapéutica San Camilo, ubicada en Pilar.

Tras el caso, la fundación fue clausurada en 2017 por el Ministerio de Salud de la provincia de Buenos Aires, tras constatar “graves falencias edilicias, tratos y penas crueles, inhumanos y degradantes proporcionados a los usuarios”.

El único imputado en el juicio oral, que estará a cargo del Juzgado en lo Correccional 4 de San Isidro, es Ángel Súñez, un ex empleado de seguridad de la comunidad, acusado de homicidio culposo.

Cabe destacar que es la primera vez desde la sanción de la Ley Nacional de Salud Mental que un miembro de una comunidad terapéutica será juzgado por el suicidio de un paciente.

Saulo Rojas era un joven mendocino de 23 años con consumos problemáticos e insulinodependiente. A los 18 años, diferentes centros terapéuticos de la provincia de Mendoza le negaron atención argumentando que la situación de adicción más su dependencia a la insulina era algo “imposible de manejar”.

El Gobierno dispuso un subsidio para que la familia buscara un lugar en otra provincia. Así fue que llegó a la Fundación San Camilo el 22 de junio de 2012.

Un año después de su ingreso, el 14 de julio de 2013, Saulo fue castigado y encerrado en una celda de aislamiento, algo que prohíbe la ley de Salud Mental sancionada en 2010. La celda era una habitación pequeñísima, con piso y paredes de cemento sin revocar, una ventana sin vidrio y la puerta con rejas y candado. Saulo entró en esa celda a las ocho de la noche, depresivo (“podía escuchar su llanto desde el otro lado de la pared”, describió uno de los internados), sin su dosis diaria de insulina y con su cinturón y sus cordones en las zapatillas. Minutos después, se ahorcó.

Después de su muerte, desde la comunidad terapéutica llamaron a la mamá de Saulo, Miriam Lucero, para informarle que su hijo había “sufrido un infarto”. Cuando llegó la policía, el joven ya no se encontraba en la celda, que rápidamente fue adornada con muebles y un acolchado.

Durante dos años, la causa no avanzó. El expediente se reactivó y llegó a juicio oral gracias a la lucha de Miriam, de su abogado Yamil Castro Bianchi y del periodista Pablo Galfré, quienes lograron juntar pruebas y testigos. Los testimonios de pacientes y empleados recogidos por Galfré demostraron que los golpes, maltratos y sobremedicación eran algo cotidiano en San Camilo.

En la causa también fueron imputados Martín Iribarne, dueño de la fundación, y Alejandro Jacinto, psicólogo y director terapéutico, quienes no tenían antecedentes penales y aceptaron una probation. El único que llegó al juicio oral es Ángel “Pipi” Súñez, el empleado de seguridad de San Camilo, que le pegó y encerró a Saulo.

El pasado 12 de mayo el Juzgado Contencioso Administrativo Nº 2 de San Isidro declaró la responsabilidad de la provincia de Buenos Aires por incumplir el deber de fiscalizar a la Fundación San Camilo.

De acuerdo con la Ley Nacional de Salud Mental y la legislación provincial, el Ministerio de Salud está obligado a monitorear los servicios de salud mental públicos y privados a fin de evaluar el cumplimiento de los derechos humanos de las personas que allí se atienden. Según sostiene el fallo, el cumplimiento de este deber por parte de la provincia podría haber evitado la muerte de Saulo.

Te puede interesar Policiales

Transporte laboral - Banner
No Internet Connection