El tiempo - Tutiempo.net
Miércoles, 19 Febrero 2020 20:16

Delincuentes armados protagonizaron una violenta entradera en el centro

El hecho ocurrió en una vivienda de la calle Mendoza, donde ladrones redujeron a la dueña de casa y a un trabajador. Maniataron a las víctimas y se llevaron dinero, joyas y elementos de electrónica.

Otra vez la inseguridad golpeó en el centro de Pilar, donde delincuentes protagonizaron una violenta entradera en una vivienda.

 

El hecho ocurrió cerca de las 15 del martes, cuando dos malvivientes ingresaron a una casa de la calle Mendoza, en cercanías a la Estación, donde armados redujeron a las personas que allí se encontraban y se llevaron dinero en efectivo, joyas y elementos de electrónica.

 

La dueña de casa, Gabriela Costa, le había abierto la puerta al jardinero, cuando ese momento fue aprovechado por los malvivientes para llevar a cabo el asalto.

 

“A las 15 tocan el timbre, era el jardinero que viene hace años a ayudarnos. Salgo para abrirle el portón. En un segundo, sentí que me agarraban de atrás, me sorprendí y vi a un hombre armado”, contó Gabriela Costa al Diario Resumen.

 

La víctima agregó que uno de los ladrones le apuntó con el arma en las costillas y la obligó a ingresar a la casa, mientras que la amenazaba, mientras el otro ladrón hacía lo mismo con el jardinero y un ayudante.

 

“Me empezó a preguntar si había alguien, con quién estaba, le dije que estaba sola. Me hizo entrar apuntándome con el arma, me pedía dinero. Entonces, le di lo que tenía en la billetera. Me llevó a mi habitación, me ató las manos con un vestido que yo tenía. Me sentó y empezó a revolver todo, preguntándome donde había dinero, que si él encontraba me iba a matar”, relató la mujer.

 

“Me empecé a descomponer, porque soy diabética. Me dijo que me quedara tranquila. Me llevó al comedor y vi al otro delincuente que había revuelto todo, se llevó la PlayStation de mi hijo, los juegos”, agregó Costa, quien añadió que había un tercer delincuente esperando en un auto, y que también se llevaron un equipo de audio, en un robo que duró unos 12 minutos.

 

Costa contó, además, que se contactó con el 911, hizo la denuncia, pero se quejó porque no quedaron registros fílmicos de los ladrones.

 

“No tenemos cámaras, en muchos lados hay pero acá no. Es tierra de nadie. El barrio tiene movimiento de gente, eran las 15. Lo hicieron con total impunidad, a cara descubierta, libres de hacer lo que quisieran, con armas, hombres de 30 años. Lo único que pido es poder vivir en mi casa tranquila. Antes, teníamos el patrullaje pero ahora, no lo vemos más. Estamos a la deriva. No quiero que este sea un caso más, nosotros queremos a nuestro pueblo y queremos vivir tranquilos. Si no puedo vivir en mi casa tranquila, qué se puede pedir”, concluyó la mujer, quien reclamó “propuestas” a la Comuna en materia de seguridad.

Te puede interesar Policiales

No Internet Connection