El tiempo - Tutiempo.net
Martes, 13 Agosto 2019 21:12

Denuncian que IOMA niega el traslado a un policía que presta servicio en Pilar y pelea por su vida en Salta

Hugo Martínez es efectivo de la Bonaerense y mientras estaba de vacaciones tuvo un infarto. Necesita ser derivado a Buenos Aires en un avión sanitario pero la obra social no lo autoriza. Hace 19 días que la familia no obtiene respuesta.

La familia de un efectivo de la policía bonaerense que presta servicios en Pilar denunció que IOMA no responde a los pedidos para que el hombre, que sufrió un infarto en Salta, sea traslado a Buenos Aires.


Se trata de Hugo Martínez, de 54 años, quien tuvo un infarto mientras estaba de vacaciones con sus allegados en esa provincia del norte del país.


Estuvo al borde de la muerte, pero los médicos del hospital San Bernardo del pueblo de San Luis lograron salvarle la vida y recomiendan que continúe su rehabilitación en Buenos Aires.


Para ello, dado su delicado estado de salud debe ser trasladado en un avión de alta complejidad.


Sin embargo, IOMA hace diecinueve días que no lo autoriza y tiene sin respuestas a la familia.


“Tuvimos mucha suerte. Lo que pasó con mi hermano fue algo muy grave. Estuvieron quince minutos para reanimarlo. Es muy importante que sea trasladado dado que, por recomendación médica, debe continuar la rehabilitación en Buenos Aires en un hospital para pacientes con patologías neurológicas - Fleni por ejemplo - dado las secuelas que puede llegar a tener. Pero IOMA no autoriza el traslado. Querían traerlo en ambulancia lo que es muy riesgoso”, detalló Sandra, la hermana, en diálogo con Pilar de Todos.


“Hace diecinueve días que mi hermano está así. IOMA siempre da vueltas. Dicen que los papeles están bien pero el traslado no se efectúa. Que falta un papel, que no presentamos todo. Pero eso no es cierto porque yo me encargué personalmente de hacerlo. Primero en la sucursal de Salta y luego aquí porque por cuestiones económicas me tuve que volver”, agregó.

 

Hugo y su familia llegaron a Salta el pasado 24 de julio. Todo se desarrollaba normalmente. Se dispuso a descansar. Al día siguiente se puso  a armar una carpa con uno de los hijos y ahí empezó a sentirse mal.


“Decía que algo le ardía. Lo llevamos a un Centro de Salud Primaria. La médica le dijo que estaba bien, que no era el corazón y  que se quedara tranquilo. Pero yo por mi tranquilidad le pedí que nos dieran la orden para hacerle un electro y ahí nos mandaron al hospital”, relató Sandra.


Durante el traslado, Hugo empezó a desmejorar notoriamente. “Le cambió el color. Dejó de hablar. Tuve que sacar una campera y fuimos tocando bocina porque si no, no llegaba. Primero paramos en un hospital psiquiátrico por la desesperación y de ahí lo llevaron al nosocomio San Bernardo donde le salvaron la vida”, comentó visiblemente angustiada.

 

Desde ahí se encuentra internado en terapia intensiva. Estuvo conectado a un respirador, superó una neumonía, tuvieron que hacerle una traqueotomía y espera que IOMA resuelva la situación.


“Es desesperante. Los médicos me explican que cada segundo es fundamental porque hoy está en condiciones de ser trasladado en un avión de alta complejidad pero mañana puede que no. Hoy está sin sus hijos, sin su esposa, peleando por su vida”, expresó.


“IOMA está jugando con la vida de una persona. Esperamos diecinueve días y no obtuvimos respuesta. Ya no sabemos qué hacer. Estamos desesperados. Cada día que pasa en la cama es perjudicial repiten una y otra vez los médicos”, concluyó.

Te puede interesar Salud

Estudio Castro