El tiempo - Tutiempo.net
Martes, 04 Febrero 2020 15:40

Marcharon por una joven desaparecida vinculada al descuartizador de Astolfi

Familiares y allegados de Viviana Altamirano, de quien no se sabe nada hace 15 años, se movilizaron en Tigre. La mujer fue vista por última vez con el hombre que esparció partes del cadáver de su última pareja y luego se suicidó.

Familiares y allegados de Viviana Altamirano, una joven desaparecida hace 15 años, marcharon en Tigre para que se investigue el caso.

 

Altamirano fue vista por última vez en cercanía de la casa de Esteban Lorenzo Duarte Martínez, de 57 años, quien días atrás esparció partes del cuerpo de su última pareja, Antonia Brizuela, para luego suicidarse, en Villa Astolfi.

 

Altamirano, quien tenía al momento de su desaparición 22 años, era vecina de Duarte Martínez, en el barrio Las Tunas, en Tigre.

 

La joven, según sus familiares, fue vista hablando con el sujeto horas antes de desaparecer, e incluso en uno de los allanamientos que se hizo por esa causa, en una vivienda de Del Viso, se encontraron en poder de una mujer las ropas que Viviana llevaba puestas el día que fue vista por última vez, en 2004.

 

“Encontraron su ropa. Todas las prendas con las que ella había desaparecido. El hallazgo lo había hecho un vecino que, al limpiar el techo de su casa, lindera a la de Duarte, vio una bolsa de residuos con una campera, un jean, zapatillas y ropa interior. Como pensó que era ropa robada, se la donó a una chica muy humilde de la zona. Ella declaró que la usó durante más de dos meses. Dijo que no tenían restos de sangre, que cosió el corpiño que estaba roto y lo uso también”, recordó Graciela Altamirano, tía de Viviana, en diálogo con Pilar de Todos días atrás. Graciela fue parte de la marcha, que se concretó ayer lunes en la estación de trenes de Tigre.


Duarte, en ese entonces, aseguró que la Policía le había “plantado” la ropa, y la causa, al no haber más pruebas, se diluyó.

 

Para la familia de la joven, Viviana habría tenido el mismo final que Brizuela, y de hecho piden que las causas se vinculen y se tomen muestras de ADN de todos los restos que se vayan encontrando en las viviendas de Duarte.


Viviana no es la única desaparición ligada a Duarte. Desde hace más de 5 meses que familiares de Mercedes Gauto, de 46 años, la buscan también. Gauto fue una de las últimas parejas de Duarte.


Al irse a vivir con él, en Pacheco, envió un mensaje a su hija diciéndole que se iba a ir de vacaciones con el hombre, y que cambiaría de número de celular, que en los próximos días le pasaría el contacto. Pero esa segunda llamada jamás ocurrió.


Guillermo Díaz es otra persona desaparecida del entorno de Duarte. Se conocieron en prisión cuando el descuartizador purgaba una pena por haber asesinado a su primera esposa, condena que cumplió en marzo del año pasado.


Lo último que se supo de Díaz es que, junto a Duarte, iban a ir a comprar un terreno. El hombre llevaba un cheque y dinero en efectivo, unos 40 mil pesos, el 16 de noviembre del año pasado. De Díaz no se supo más nada, pero Duarte usó el auto del hombre varios días, e incluso cobró ese cheque.


La Fiscalía de Delitos Conexos, a cargo de Gonzalo Acosta, solicitó una serie de allanamientos en la vivienda de Duarte, e incluso su detención. Para el fiscal, Duarte asesinó a Díaz e hizo desaparecer el cuerpo.  Pero el 3 de enero de este año, el Juzgado Nº 4 de San Isidro desestimó ese pedido por falta de pruebas.

Te puede interesar Policiales

No Internet Connection