Madre de joven que falleció tras descompensarse en una granja insiste: "A mi hijo lo dejaron morir, lo abandonaron" Graciela, mamá de Agustín, en una de las marchas que organizaron el año pasado.
Viernes, 22 Septiembre 2017 02:54

Madre de joven que falleció tras descompensarse en una granja insiste: "A mi hijo lo dejaron morir, lo abandonaron"

Agustín, de 21 años, murió por una septicemia generalizada, tras una oclusión intestinal. Estaba internado en una granja terapéutica y falleció en el hospital. “A mi hijo lo abandonaron”, insiste la mujer.

Agustín Quiroz tenía 21 años y estaba internado en una granja terapéutica de Villa Rosa. Sufría una parálisis cerebral, y por eso su familia había decido llevarlo allí.

Pero el 17 de junio de 2016, Agustín comenzó a convulsionar, mientras estaba en la granja, y se descompensó tan rápidamente que falleció al llegar al hospital de Pilar, lugar al que había sido trasladado de urgencia.

Desde aquel entonces, la madre de Agustín, Graciela, viene luchando para saber con exactitud qué le ocurrió a su hijo, y si, como ella sostiene, no fue atendido a tiempo.

Tras varios meses de insistencia, Graciela fue recibida por la Fiscal de la causa, María Inés Domínguez, quien le comunicó que se hicieron todas las maniobras necesarias para intentar salvarle la vida a su hijo, y que no había responsabilidades ni en el personal de la granja, denominada El Árbol Familiar, ni por parte de los profesionales del hospital Sanguinetti.

¿Las causas? Una oclusión intestinal que derivó en una septicemia generalizada, lo que a su vez derivó en una falla multiorgánica.

“No le creo a la Fiscal cuando me dice que no se podía salvar la vida de mi hijo. ¿Cómo nadie notó ningún síntoma o que algo no estaba bien? A mi hijo lo abandonaron y no le dieron la asistencia que merecía, lo deberían haber llevado antes al hospital”, contó la mujer a Pilar de Todos.

Según los especialistas del Departamento Judicial de San Isidro que analizaron las causas de la muerte de Agustín, la patología que sufría el joven - una parálisis cerebral -  también le generaban otros problemas asociados, como las complicaciones intestinales.

El día del fallecimiento, y según consta en el expediente, Agustín comienza a convulsionar, a las 12:05, momento en el que se llama a la emergencia, y se constata durante la espera de la ayuda hipotensión arterial, e hipotermia.

Fue derivado al hospital agónico y con distensión abdominal, pero al llegar, y pese a las maniobras de los médicos, no pudo ser salvado.

“El fallecimiento del paciente fue consecuencia de falla multiorgánica por septicemia secundaria a oclusión intestinal, no surge descripto en la documental médica los días previos al 17/6 de 2016 signo – sintomatología (distensión abdominal, dolor abdominal, cólicos, estreñimiento, diarrea, mal aliento) que pudieran alertar o hacer sospechar a los profesionales de la salud tratantes de una posible oclusión intestinal”, dice el informe firmado por uno de los peritos médicos del Departamento Pericial de San Isidro.

“Surge sí de la documental médica que ante la aparición de signo sintomatología detectada como novedosa o distinta a la esperable, en un paciente con las patologías de base que padecía Quiroz, este fue siempre oportunamente derivado a un centro de salud para su estudio, diagnóstico y tratamiento. También fue el caso para el día 17/6/16, atento al cuadro que presentaba el paciente aquel día, se dio intervención al sistema de emergencias médicas y fue traslado al hospital de Pilar. El accionar de los médicos del hospital Sanguinetti resulta ser el esperado ante el ingreso al nosocomio de un paciente en el estado que presentaba en ese momento Quiroz. A pesar de ello, las maniobras por ellos realizadas no tuvieron el efecto deseado, no pudiendo evitar la fatalidad”, añade el informe.

Para Graciela, sin embargo, su hijo fue literalmente “abandonado y no atendido como correspondía”.

“Agustín tenía problemas con algunos alimentos y eso lo sabían muy bien en la granja, porque se lo habíamos detallado. Yo creo que no respetaron los alimentos adecuados, y que además no se lo vigiló como correspondía, porque no entiendo como a alguien se le puede obstruir el intestino, convulsionar, infectarse todo el cuerpo y luego morir en tan pocos minutos. Alguien debería haber notado que mi hijo estaba mal”, cerró Graciela.

Los familiares de Agustín prevén una marcha para el próximo sábado, presumiblemente por la tarde, ya que una movilización prevista para el miércoles pasado fue suspendida.

 

Te puede interesar Policiales

Diego Vivas
Camioneros - Banner
UOCRA - Banner