Martes, 11 Mayo 2021 22:00

Alertan por una invasión de ardillas de vientre colorado

Desde el Ministerio de Ambiente reportaron que los animales provocaron daños en cables de telecomunicaciones de barrios de Pilar, Luján y Escobar. Advierten que pueden transmitir leptospirosis, entre otras enfermedades, y piden a la población que no las tenga como mascotas.

Desde el Ministerio de Ambiente de la Nación alertaron por una invasión de ardillas de vientre colorado en varios puntos del país, entre ellos el distrito de Pilar y pidieron a la población tomar recaudos y evitar tenerlas como mascotas.

 

Se trata de una especie exótica introducida en el territorio en 1970 y que se registró en el último tiempo en la Ciudad y provincia de Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe y Mendoza.

 

Autoridades alertaron sobre la situación ya que las ardillas pueden comerse cables de telecomunicaciones, atacar plantaciones o transmitir leptospirosis.

 

De hecho, la secretaria de Política Ambiental en Recursos Naturales, Florencia Gómez señaló que se reportaron episodios en barrios privados de Luján, Pilar y Escobar en el último tiempo.

 

"Las ardillas de vientre colorado han sido traídas en 1970 a Jáuregui, cerca de Luján, para adornar el paisaje porque a un señor le hacían acordar a su Bélgica natal. Ahora hay más de 100.000 ejemplares», precisó Gómez y agregó que a mediados de abril, el Ministerio incluyó a las ardillas de vientre colorado en el listado de especies exóticas invasoras presentes en el territorio nacional.


La funcionaria explicó que "como las ardillas no tienen depredadores, avanzan sobre el ecosistema sin ningún control» y aclaró que "lo principal es detener la curva de crecimiento, y para eso hay que poner en alerta a la gente, que avise a las autoridades apenas ven un ejemplar y ahí ya hay distintos métodos de control".


"Lo que no hay que hacer es tocarlas, llevarlas a la casa como mascota. Las ardillas son carismáticas, entonces es doble es desafío de alertar a la ciudadanía. Pueden causar leptospirosis con su orina", aseguró, y concluyó que "lo que buscamos es que que no avancen hacia más lugares porque afectan a la salud, lo económico y la biodiversidad".

 

En Pilar, desde la Asociación Patrimonio Natural de Pilar también vienen realizando un seguimiento sobre el comportamiento de la ardilla de vientre rojo. La entidad ya había advertido sobre la peligrosidad de la especie y había encarado un trabajo de campo con el objetivo de generar un mapeo y así advertir la presencia y posible expansión de la especie.

 

Te puede interesar Medio Ambiente

Estudio Castro
No Internet Connection