Saulo Rojas se quitó la vida en San Camilo, en Pilar en el 2013. Pero la Justicia determinó que el joven no recibió los cuidados adecuados. Es la primera vez en el país que un miembro de una comunidad es condenado por la muerte de un paciente.

La Fiscalía pidió que la pena sea de cumplimiento efectivo para el imputado, Ángel Suñez, quien estaba a cargo del cuidado del joven Saulo Rojas, quien murió en la Fundación San Camilo en 2013.

Te puede interesar Policiales

Camioneros - Banner
No Internet Connection