Pronóstico de Tutiempo.net
Frigorífico apunta contra la Comuna por “negligencia, impericia y mala fe” Cortez constatando la temperatura de las medias reses decomisadas.
Viernes, 22 Septiembre 2017 09:51

Frigorífico apunta contra la Comuna por “negligencia, impericia y mala fe”

Se trata de El Novillo Pampeano, señalado por algunos funcionarios locales como el responsable de haber liberado carne que estaba decomisada. “La empresa no ha sido participe en absoluto”, aclararon.

La empresa “El Novillo Pampeano” apuntó contra la Comuna de Pilar, a la que acusó de “negligencia, impericia y mala fe”, luego de que la empresa quedara en el medio de la polémica por la liberación de carne que estaba decomisada.

Si bien varios funcionarios locales, en reiterados contactos con este medio, apuntaron a la firma como una de las responsables de haber permitido que se quiten fajas y precintos de sus propias cámaras frigoríficas, donde se guardaba carne que en principio no era apta para el consumo y hasta tanto se realizaran estudios más profundos, Novillo Pampeano aclaró que “la empresa no ha sido participe en absoluto” de tal situación.

“Con fecha 24 de agosto de 2017, ha circulado por los medios pilarenses, una noticia falsa y agraviante para nuestro establecimiento “EL NOVILLO PAMPEANO”, de la firma ARGENTINE YOUNG BULL S.A., incriminándonos en diferentes hechos, los cuales nuestra empresa no ha sido participe en absoluto. La realidad de los hechos dista mucho de lo publicado por este periódico. Con fecha 23 de agosto del corriente, a las 5:30 hs. un camión contratado por el Frigorífico Villa de Mayo SRL, se encontraba estacionado fuera de nuestro comercio, esperando para descargar mercadería”, contó José María Ros, Presidente Argentine Young Bull S.A.

El mismo transportaba 172 medias reses y 8 tanques de achuras; debidamente separados por cortina reglamentaria, la que evita la contaminación cruzada, explicaron, en contraposición con la información brindada por la Comuna.

“Toda la mercadería referida provenía del Frigorífico Villa de Mayo SRL, y amparada por un certificado sanitario emitido por el veterinario de la planta de origen; con destino a diferentes comercios, incluido el nuestro. El camión, fue interceptado por una camioneta Kangoo gris, sin leyenda identificatoria del Municipio, de la que bajaron dos ‘patovicas’; el chofer al ver esa situación se asustó, pensando que iba a ser víctima de un robo, y corrió hacia nuestro local para resguardase, ya que contamos con vigilancia policial. Minutos más tarde, se hace presente el personal de Gendarmería y procedieron a secuestrar el camión, trasladándolo a la Dirección de Bromatología (Abasto) de la Municipalidad. En la nota publicada hacen referencia a que el camionero ‘se esconde en El Novillo Pampeano’, es evidente la animosidad de quien escribe dicha nota ya que no es novedad que vivimos una situación de inseguridad que es de público conocimiento, por lo tanto lo lógico es comprender que ante una situación inusual, el chofer, al igual que haríamos cualquiera de nosotros, busque protección, sobre todo si recordamos que la detención de un vehículo sin identificación alguna, del que descienden dos personas y se dirigen hacia él, lo primero que sienta es que sería víctima de un robo”, prosiguió.

Asimismo, recordó Ros, el Supervisor de la Subsecretaría de Transporte Fernando Ramírez, declara textualmente (en una gacetilla oficial emanada por la Comuna) que: “estamos satisfechos por el resultado de este operativo, que tuvo una logística particular ya que buscábamos intensamente a este camión, dado que hemos recibido varias denuncias de comerciantes y vecinos. Hoy finalmente con el apoyo de gendarmería y luego de una importante investigación, que demando varios meses, logramos dar con el paradero de este rodado y así preservar la salud de miles de pilarenses”.

“Llama poderosamente la atención que el Supervisor de la Subsecretaría de Transporte, Ramírez, haya declarado que el camión en cuestión haya sido ‘intensamente buscado’, cuando el mismo pasó a abastar por la Dirección de Bromatología de la Municipalidad de Pilar (Abasto) el día 22 de agosto a las 05:25 hs., el día anterior, según el certificado Sanitario expedido por la Municipalidad de Pilar Nro. 67878, y días posteriores al secuestro siguió abastando sin problemas. También sería interesante conocer el motivo de esta intensa búsqueda, y cuáles eran las sobradas denuncias que los llevaron a este accionar del que se jacta, honestamente siento que es una incoherencia absoluta. La humilde conclusión a la que podemos arribar, intentando comprender el accionar de Ramírez, fue buscar algo de notoriedad, dándole un tinte de novela policial al estilo Stephen King a su relato, y así demostrar su valiosísimo accionar y eficacia en la función, pero creo que equivocó el modo”, agregó Ros.

“Otra funcionaria que toma gran protagonismo en esta situación es la Subsecretaria de Tránsito, la que no solo publicó injurias y falsedades de nuestra firma en su Twitter, a las que tendrá que responder judicialmente; sino que discutió con la gente de bromatología, refiriéndose a lo que se debía hacer con la mercadería, extendiendo claramente en su función y sobre todo a un ámbito que no le compete. Siguiendo con el relato de los hechos, una vez el camión en las instalaciones de la Dirección de Bromatología, se procedió a la apertura del mismo, personal municipal retiró la cortina plástica que dividía la achura de la carne, para poder comenzar a tomar la temperatura de la mercadería y se procedió a tal efecto. Al constatar que las medias reses tenían una temperatura de 20 grados aproximadamente, cuando la misma debía haber tenido como máximo 8 grados, comienza el propio personal de Bromatología y el de Transporte a discutir qué se debía hacer con dicha carne (desconocemos porque Transporte influía en dicha decisión)”, agregó Ros.

El titular de la empresa explicó que recién a las 17 hs se les solicitó por parte de la Comuna espacio en sus cámaras frigoríficas para poder albergar las 167 medias reses (5 de las 172 medias reses fueron decomisadas) hasta tanto se realizaran las pruebas de laboratorio.

“Nuestra firma Argentine Young Bull S.A. – EL NOVILLO PAMPEANO, accedió al pedido del personal de Bromatología de la Municipalidad de Pilar y cedió dos de sus cámaras frigoríficas para el almacenaje de dicha carne, con la expresa autorización del veterinario actuante en la planta, el Dr.  Carlos Bombelli; todo ello dado la premura y la buena predisposición de esta parte, fue que se brindó gratuitamente el espacio a esa Municipalidad, suponiendo que el préstamo del mismo iba a ser de corto plazo, solo algunos días. Al día siguiente, 24 de agosto, alrededor de las 15 hs. el Director de Seguridad Alimentaria Matías Cortez, se apersonó en nuestro establecimiento y procedió a tomar la temperatura de las medias reses secuestradas, constatando que las mismas tenían entre 3 y 4 grados de temperatura.  Recién a las 23 hs. del mismo día comienzan a tomar muestras para su análisis, terminando con las mismas a las 4:00 hs. del día 25 de agosto. En este punto comienzan las irregularidades de las autoridades municipales.  Las muestras fueron tomadas el día 24/25 de agosto y Bromatología de la Municipalidad de Pilar recién envió las muestras a SENASA el día 29 de agosto; así y todo, los resultados de SENASA dieron todos negativos, la carne estaba apta para consumo. Asimismo las contrapruebas del Laboratorio Dr. Rapela, realizadas por el propietario de la carne, Frigorífico Villa de Mayo SRL, también fueron negativos. Estos resultados estuvieron el día 30 de agosto y no se les dio entidad para la liberación de la carne. El Director de Seguridad Alimentaria, Matías Cortez, no solo obró con negligencia al enviar 5 días después las muestras al SENASA, sino que también retuvo los resultados de los análisis, que envió recién el 7 de septiembre al Juzgado de Faltas, los cuales demostraban que la carne estaba apta para consumo. La negligencia, impericia y mala fe, de los funcionarios Municipales; al dejarnos inhabilitadas dos cámaras frigoríficas por 10 días, se tradujo en un perjuicio económico y de desprestigio público a nuestra empresa”, continuó detallando Ros.

A partir del día 25 de agosto, en tanto, la Dra. (Virginia) Short, titular del Juzgado de Faltas Nro. 2 de Pilar, diariamente pidió con insistencia los resultados de los análisis, para así decidir qué hacer con esa mercadería y liberar las cámaras cedidas; pedidos estos que “fueron desoídos por el personal de Bromatología, con excusas y pretextos dilatorios”, expusieron desde Novillo Pampeano.

“Las excusas y pretextos de la Dirección de Bromatología continuaron hasta el día 7 de septiembre, que se dignan a presentar los resultados de laboratorio a la Juez. Con fecha 1ro. de septiembre, y después de 10 días de tener la carne secuestrada en nuestro establecimiento, se comenzó a percibir que de la cámara salía mal olor. El mal olor es uno de los principios de la alteración de los caracteres órganolepticos de la carne, esto significa que comienza el proceso de descomposición, y el veterinario, Dr. Carlos Bombelli, decide abrir la cámara y remitir la mercadería a su propietario, Frigorífico Villa de Mayo SRL, expidiendo el respectivo certificado sanitario, todo ello con el objeto de preservar la sanidad de nuestro establecimiento.

Por lo cual, y atento a las razones de fuerza mayor imperantes, y dado a que no teníamos respuestas del Juzgado de Faltas, el Dr. Bombelli tomó esa acertada decisión; que, de no haber sacado la carne de la cámara a tiempo, la misma se hubiese descompuesto (podrido), con la fatal consecuencia de tener las cámaras inhabilitadas y deber tratarlas específicamente para su desinfección, haciendo aún más grave el perjuicio ya sufrido por nosotros. Atento a lo informado por el Frigorífico Villa de Mayo SRL, al recibir las 167 medias reses en su establecimiento, el día 1 de septiembre, y con el certificado expedido por el Dr. Bombelli; al ver que el estado de la carne no era bueno, decidieron destruir la mercadería por los medios técnicos idóneos y posteriormente llevarla al SEAMSE, preservando la Salubridad Pública”, siguió detallando Ros.

“Todo el procedimiento, desde el principio, estuvo viciado de irregularidades; desde el atraco del camión sin identificación, pasando por discusiones entre funcionarios, pedirnos ‘prestadas cámaras frigoríficas’, no contar con cuchillas para la toma de muestra (las que se tomaron con cuchillas de nuestra propiedad); la filtración de información, el “cajoneo” de los resultados de laboratorio, las notas periodísticas con una cantidad de falsedades increíbles, el relato cinematográfico del funcionario Ramírez, el que está “a la salva guarda de miles de pilarenses”, cuando el camión buscado e investigado por meses estuvo el día anterior en la Dirección de Bromatología. Todo lo relatado se encuentra avalado por la documentación respaldatorio en nuestro poder. De más está decir que, ARGENTINE YOUNG BULL S.A. – EL NOVILLO PAMPEANO, en esta novela municipal solo cedimos un espacio a la Municipalidad; ya que el camión no era nuestro; la mercadería no era nuestra y la misma no había ingresado a nuestro establecimiento. Por querer ser buen vecino y ayudar a la Municipalidad cediendo nuestro espacio, nos vemos involucrados en esta situación, y hemos sufrido, no solo un gran perjuicio económico, sino, uno mucho más importante, que es el de nuestro buen nombre y honor, que hemos logrado conseguir, de la única manera que entendemos es la posible; siendo responsables, éticos, obrando siempre de buena fe; en síntesis, es nuestro accionar cotidiano, el que nos hace respetados y reconocidos en la ciudad de Pilar, acreedores de la confianza de quienes nos conocen. Es por eso que es muy doloroso y sobre todo injusto e inexplicable, vernos ensuciados de esta forma, sin conocer siquiera cuales son los intereses creados para tergiversar así la información, con un único objetivo, ensuciar nuestra imagen. Creo que sobran las palabras, han subestimado la inteligencia de nosotros como empresa, y la del pueblo pilarense, cuando el accionar fue tan torpe, que habla por sí mismo. Lamentablemente estamos hablado de funcionarios públicos, quienes realmente deberían protegernos cumpliendo con la labor para la que fueron asignados; evidentemente no es así como se manejan, repito, injusto e inexplicable para nuestra empresa, pero también para toda una sociedad que puede ver que quienes deberían protegernos, tienen prioridades u objetivos muy diferentes a esto, y que utilizan su cargo, o su poder de turno, para obtener beneficios personales; realmente es todo lamentable y sobre todo, sumamente vergonzoso”, concluyó Ros.

Te puede interesar Sociedad

Diego Vivas
Juan Pablo Roldan