Pronóstico de Tutiempo.net
Banner
Banner
Viernes, 09 Diciembre 2016 20:42

Ducoté: “Siempre supe que el primer año de mi gestión iba a ser el peor”

El intendente admitió errores propios, aunque también ajenos. Expuso que la sociedad les puso la vara muy alta, pero se mostró confiado en un 2017 “mucho mejor”.

El intendente Nicolás Ducoté sabe que se esperaba más de su gestión. No solo la expectativa de la gente no fue colmada, sino la de él mismo. Pero asegura que se allanó el camino para un 2017 en donde, aseguró, se verán los frutos de un 2016 “muy duro”.

Ducoté recibió a un grupo de periodistas, entre ellos a Pilar de Todos, en el Palacio Municipal, y a casi 365 días de haberse hecho cargo de la Comuna admitió errores propios, se lamentó por la demora en la puesta en funcionamiento de determinadas obras, adelantó que hará retoques en el organigrama, pero se mostró confiado en lo que vendrá.


-¿Cómo fueron estos casi 365 días como intendente de Pilar?

-Fue Un año difícil y costó un montón. Cuando miro mis expectativas y las de la gente, siento que fue frustrante en no poder avanzar más rápido en muchas cosas importantes. Pero también sé que aramos mucho la tierra para poder sembrar y tener frutos el año que viene. Los primeros 3 o 4 meses nos tuvimos que ordenar administrativamente. Por ejemplo, no teníamos una base de datos del personal, y aún no la tenemos completa. Y además en términos de proyectos, yo pensé que asumía, iba a La Plata y veía qué ideas ya estaban encaminadas, pero cuando fui me dijeron que no había nada ideado desde Pilar, por lo que tuvimos que empezar desde cero. En el balance, me quedé con muchas más ganas de lo que hicimos.


-Pero hay proyectos que ya están iniciados, como los de Hábitat, y aún no comenzaron las obras…

-De Hábitat son dos series, uno de Provincia y otro de Nación. En uno de los casos, el provincial, recién en los últimos días me lo aprobó el Concejo. Y además, también en errores que hemos cometido nosotros, al firmarse en marzo el convenio se podía hacer determinada cosa con 100 pesos, y ahora no. Pero ya logramos que se firmen adendas para ajustar los valores. Lo  mismo sucede con “Argentina Trabaja”, en donde hay un convenio por 16 millones de pesos para hacer labores con cooperativas, pero aún no se aprobó por parte del legislativo. Tampoco se aprobaron los 300 millones de pesos para microcréditos, para que los vecinos hagan obras en sus casas o conexión a redes de servicios, está parado también hace meses. Se ve en la relación en el Concejo lo que se aprobó, pero hay muchas cosas que aún no se concretaron. Necesitamos regular las antenas, el sistema de control de velocidad de circulación de autos, o lo mismo con el proyecto de urbanismo. Si a los ediles no les gustan las fotomultas u otras ideas, bueno pensemos en algunas alternativas.


-¿Creés que algunos de estos proyectos se pueden destrabar en el Concejo antes de fin de año?

-Me gustaría que sí. Cuando presentamos iniciativas, mi expectativa es que se traten en el año, ya sea por el rechazo o por la aprobación. Y así poder retomar una conversación en abril con menos expedientes y una agenda más limpia.

-¿Qué escenario institucional y electoral ves en 2017, con actores que van a querer ganarte en la elección?

-Espero que tengamos un tiempo que nos permite trabajar en consensos, donde no todo se discuta al calor electoral, incluso en las próximas semanas, como por ejemplo el agua y las cloacas. 


-¿La obra que se puede hacer con fondos locales es casi nula?

-No, el año que viene se va a hacer más. Tenemos una estructura financiera bastante débil, con una recaudación que no llega al 42% según la deuda emitida. Hemos detectado barrios cerrados que pagaban muy poco, 75 pesos por lote, y les estamos subiendo a 400; no los estamos asaltando. Y tenemos el caso de un barrio cerrado que tenía declarados como baldíos varios terrenos, lo que nos significaban 2 millones y medio de pesos menos de recaudación por mes. Lo que queremos es estar por encima del 50% de niveles de cobrabilidad, como ocurre con municipios cercanos, y en ese contexto tenemos que hacer ejecuciones fiscales, mandar al Veraz a los que pueden pagar y no lo hacen, y usar la inteligencia fiscal. Se van a poder hacer muchas cosas con fondos municipales. Es una manera mentirosa decir que la inversión local es solo del 8%; inversión también es Salud, Seguridad y el recurso humano. El año que viene estaremos destinando un 80% de nuestro presupuesto en servicios, cuando este año fue del 70%. Otra idea es que el Municipio puede tener una empresa de obra pública, en donde no tiene que tener ganancia, y no paga impuestos, y entonces se vea reflejado el presupuesto, y el plantel de empleados en servicios a la gente.


-¿Cómo van a cerrar el ejercicio fiscal?

-Tenemos previsto cerrar la deuda flotante en 100 millones de pesos (cuando la recibieron era de casi 300), y una deuda financiera, es decir la de los préstamos que solicitamos al Banco Provincia, de otros 100 millones. Pero va a ser sin dudas el peor ejercicio financiero, porque heredamos un presupuesto que no era nuestro, al que le fuimos haciendo retoques sobre la marcha.


-Con el balance ya hecho, ¿llegás a la conclusión de que necesitás cambio en el gabinete?

-Cambios en el organigrama seguro. En términos de transparencia, sin dudas somos uno de los mejores municipios del país, pero en lo que es atención al vecino, no nos funcionó. Tengo que refuncionalizar algunas áreas, lo que no implica que necesariamente haya cambios de nombres. Tenemos a Higiene Urbana, que depende de una Secretaría, la Agencia de Residuos, las calles que son de Obras Públicas, y las plazas que son de Servicios. Por eso estamos en un proceso en donde queremos lograr que estén mucho más claras las responsabilidades, no haya superposición de tareas, y se reestructure de tal modo que las delegaciones puedan hacer podas y bacheos menores.


-¿Varios de tus funcionarios van a integrar la lista de candidatos?

-El cierre de listas es en junio, la primaria en agosto, así que el primer semestre de 2017 es 100% dedicado a la gestión, sobre todo en donde no tuvimos los avances que queríamos, como en el caso de Educación, que es una crítica que sufre Marcela (Campagnoli), pero no es todo responsabilidad de ella. Y luego de ese tiempo sí que se combinen ambas labores. En términos electorales ya se ha conformado la mesa del PRO, lo mismo con la Coalición Cívica, la UCR y el partido FE. Pero es una legislativa en donde aún hay incertidumbre respecto al proceso, se cayó la boleta electrónica pero quizá haya boleta única, y tampoco  sabemos qué va a pasar con el PJ; si va a ir unido o no, y dónde va a estar el FpV. Pero yo me tengo que preocupar por mi espacio. Siempre consideré que este año iba a ser el peor de mi gestión. No teníamos tarifaria propia, presupuesto propio, y un equipo que aún no estaba asentado. En 2017 ya no hay excusas.


-¿Qué importancia le das al resultado electoral del año que viene, necesitás un triunfo importante?

-No creo que sea esperable en una primera elección intermedia un triunfo importante. Sé que el 47% de la gente que me votó (en 2015) no lo hizo con la convicción de que este era su espacio político, sino que no querían a otros. Me quedo más con el número obtenido en las PASO, más cerca del 32%, que creo que es el caudal más parecido a nuestros votantes estructurados. Pero sé que habrá votantes que se volverán a acercar, dependiendo de la oferta electoral que haya del otro lado y, sobre todo, de cómo nos vaya a nosotros en la gestión. Nos gustaría que la gente vea que nos costó arrancar, pero que en 2017 ya empezamos a colmar sus expectativas, va a ser un año con más resultados para los vecinos. Cualquier elección dentro de un 30 y pico por ciento, va a ser buena. Si estamos más cerca del 29%, va a ser mala, y si es más cerca del 40%,  es muy satisfactoria.


-¿Qué importancia le das a las encuestas?

-Poca. Antes de las elecciones de 2015 nos daban 18% de intención de voto. Y la gente no está pensando tanto en la gestión local, sino sobre todo en si llega a fin de mes, o las tarifas. Y mucha de la apreciación que tiene es del gobierno nacional. La gente mezcla a todo el Estado en una bolsa. Cuando se dio el tarifazo, caímos nosotros en la estima de la gente, cuando no teníamos ninguna decisión en eso. Cuando repunta (la gobernadora) María Eugenia Vidal, también repuntamos nosotros. Creo que vamos a ir perdiendo electores, en la medida que nos vayamos poniendo severos con el cobro de las tasas, por ejemplo, pero iremos sumando a otros.


-¿Cómo te llevás con la crítica directa de la gente, sobre todo la que se ve en redes sociales, un ámbito que para Cambiemos es clave en la comunicacional?

-Le doy un valor importante. No tengo ojos y oídos en todos lados. Lo que me dice la gente me sirve para saber qué se está haciendo y qué no. Las críticas son llamados de atención y alerta, y las tomo con valor. Aunque también hay que reconocer que hay un 30% de la población que va a militar activamente en contra de nuestro partido o lo que represento ideológicamente, aunque esas críticas hay que tomarlas también. Hay mucha gente que va a estar disconforme con todo. Por ejemplo, cuando posteamos que hicimos mejoras en la sala de mujeres del Sanguinetti, me decían que vaya y arregle tal calle, y lo mismo sucede cuando difundimos que nos juntamos con agentes de defensa civil, cuando son esas personas las que intervienen cuando la gente se inunda. Todas las mañanas recorro barrios de Pilar, y me llevo pedidos que son imposibles de satisfacer. Todos los vecinos quieren asfalto, veredas y cordón cuneta.

-Pero ustedes habían prometido una revolución en Pilar… ¿creen que levantaron mucho la vara?

-Sí, levantamos mucho la vara, pero con una sensación de que la gente nos iba a juzgar en 4 años. Y en 2019 ahí creo que sí la gente se va a preguntar sí cambiamos drásticamente algunas cosas o no. Pensábamos que íbamos a contar con más herramientas para trabajar, pero solo teníamos 3 equipos de máquinas para salir a la calle, lo que nos permite hacer 3 o 4 cuadras por día, que sobre 30 mil no son nada. Por eso estamos sumando más maquinaria, con el objetivo de tener 20 equipos trabajando en marzo o abril, en donde sí se va a sentir. Nosotros subimos la vara, pero la gente también la puso altísima, creyendo que en un año íbamos a resolver cosas que no se habían solucionado en 12 años. La gente tiene expectativas comprensibles, pero irracionales, en donde nos piden que asfaltemos su propia calle. De todos modos, siempre fui prudente con ponerle fechas a los compromisos. Uno de los que no pudimos cumplir es la de las 1000 vacantes nuevas en el sistema educativo, pero estamos en ese proceso. Y además hay una importante cantidad de obras invisibles. La mortalidad evitable en Pilar bajó entre un 20% y un 30%, lo que logramos con la compra de respiradores o mejorar el sistema de ambulancias. Lo mismo con las inundaciones, en donde invertimos dinero para mitigar el efecto de las lluvias. Y no tuvimos evacuados en Pilar por lluvias fuertes propias. Cuando sí tuvimos que hacerlo fue porque llovieron 150 mm en Mercedes.


-¿Cuál fue el momento más difícil que tuviste que atravesar como intendente?

-El primer semestre, con la situación de violencia y los homicidios en ocasión de robo, donde hubo 8 casos, como el de Fernando (Novelli). No podemos hacernos responsables del 100% de lo sucedido, podemos hacer un poco de prevención desde el Municipio, pero tenemos que minimizar la inseguridad y estar cerca de los vecinos. También me costó en términos personales la tensión muy fuerte con el Concejo Deliberante, con dos meses en donde casi no nos hablábamos con los concejales. Y hubo dos momentos en el año de insatisfacción, el primero en mayo, cuando me dije ‘¿cuánto tiempo voy a tener que estar arreglando cosas que están mal hechas?’. La calle Chacabuco, por ejemplo, está mal hecha. Este año gastamos 4 millones en bachearla, y eso va a durar 6 meses, porque hay que hacerla a nuevo, y sale 40 millones. En Pilar hubo mucho asfalto electoral, mal hechos, que después se convierten en reclamos de la gente; hacer las cosas bien la primera vez, sale siempre mucho más barato. Y en este último trimestre, sentí frustración con cosas en las que veníamos trabajando en todo el año, como Hábitat, Microcréditos o AySA, que no se pudieron concretar por alguna razón, por trabas en el Concejo, errores nuestros, o por frenos del gobierno Nacional. Yo le puse mucha expectativa al último trimestre de año, donde esperábamos que fuera mucho mejor, y fue solo mejor. Pero me quedo con una sensación de optimismo respecto a lo que viene.


-¿Y desde lo personal fue también muy duro? Siempre se habla de lo que impacta el poder…

-Sí, costó muchísimo. Sabía que iba a trabajar mucho, pero pensé que iba a ser con más satisfacción. Corrí toda la cancha, pero en vez de hacer el gol, la pelota pegaba en el palo. Costaron mucho los imprevistos, tener que dejar mi familia a las 3 de la mañana porque hubo una balacera, y también coordinar agendas o reuniones, en donde tengo que dedicar mucha energía a encuentros en la Ciudad y La Plata. Y también trato de atender a todos los pedidos de audiencia, pero es imposible, porque atiendo entre 15 y 20 por día, pero tengo cerca de 3000 pedidos. Y otra cosa imposible de administrar son los mensajes. Quizás en Facebook y Twitter es más estandarizado, pero yo soy de darle mi celular a muchísimos vecinos, y hay días en donde en mi teléfono recibo 600 mensajes.


-¿Y el tiempo para la familia cómo se maneja?

-Me reservé 4 horas 3 días a la semana para estar con la familia, pero no es del todo satisfactorio. El objetivo es que la cadena del funcionamiento del Estado mejore, me voy a tomar los primeros 60 días del año que viene para analizar los cambios que creo que son necesarios para lograrlo.

Ultimas noticias

Docentes rechazan oferta de Provincia: nuevo paro de 48 horas

Docentes rechazan oferta de Provincia: nuevo paro de 48 horas

El gobierno de la Provincia planteó reducir el nivel de ausentismo y aumentar el salario a quienes vayan a trabajar....

Leer mas

Falleció el médico pediatra Néstor Gómez

Falleció el médico pediatra Néstor Gómez

Esta madrugada falleció el reconocido médico pediatra Néstor Gómez, tras una larga enfermedad.

Leer mas

El Municipio sale a buscar profesionales para el sistema de salud

El Municipio sale a buscar profesionales para el sistema de salud

Se necesitan médicos, enfermeros y camilleros, para cubrir el nuevo servicio de SAME y guardias en centros de salud y...

Leer mas

Denuncian que dos countries arrojan desechos cloacales a la calle

Denuncian que dos countries arrojan desechos cloacales a la calle

Vecinos del barrio Río Luján apuntan contra las urbanizaciones La Cuesta y Casas del Alto. La situación la padecen hace...

Leer mas

Indignación en Astolfi: Destruyeron un cartel de bienvenida y obras de un artista plástico

Indignación en Astolfi: Destruyeron un cartel de bienvenida y obras de un artista plástico

Las letras que indican la llegada a la localidad aparecieron rotas, también esculturas que habían sido donadas por el artista...

Leer mas

Homenaje a los héroes de Malvinas: Inauguran una muestra con más de 100 fotos tomadas en las Islas

Homenaje a los héroes de Malvinas: Inauguran una muestra con más de 100 fotos tomadas en las Islas

Se exhiben en una carpa que se instaló en la Plaza 12 de Octubre. Retratos de los soldados, los días...

Leer mas

Más instituciones se suman a la Red de Huertas Comunitarias

Más instituciones se suman a la Red de Huertas Comunitarias

Los trabajos llegaron al comedor “Personitas” de Manuel Alberti. Recibirán capacitaciones con el foco puesto en que los niños tomen...

Leer mas

Compartí esto

Banner


Banner
Banner



Banner
Banner
Banner
Banner

Facebook